Juan Espadas garantiza a UGT Andalucía diálogo social con los sindicatos para impulsar el empleo juvenil de calidad y la gestión de fondos europeos

El secretario general del PSOE de Andalucía y candidato socialista a la Presidencia de la Junta, Juan Espadas, ha garantizado ante UGT Andalucía su apuesta por el diálogo social con los sindicatos y la búsqueda de “un gran acuerdo” para impulsar el empleo juvenil y la gestión de los fondos europeos en la comunidad.

Así lo ha asegurado Juan Espadas en un encuentro con la secretaria general de UGT Andalucía, Carmen Castilla, y representantes de su ejecutiva regional, con quienes ha compartido propuestas socialistas surgidas del proceso de escucha activa y plasmadas en el programa electoral para el 19 de junio, que, según ha indicado, sigue abierto a la participación del sindicato. Ambas partes han coincidido en que los próximos comicios autonómicos son “decisivos” porque darán paso a una legislatura “que debe ser de transformación, modernización y avance en empleo” en Andalucía tras la crisis de la pandemia agravada por la guerra en Ucrania y el alza generalizada de precios de energía, combustibles y suministros.

Espadas ha compartido con la dirección regional de UGT su objetivo de que Andalucía sea “capaz de reducir a la mitad su tasa de desempleo” en la próxima legislatura, empleando los fondos europeos de reconstrucción asignados a la comunidad para generar riqueza y puestos de trabajo “de calidad”, conforme a las condiciones de estabilidad que marca la reforma laboral del Gobierno de Pedro Sánchez, que ya está favoreciendo de uno de cada dos nuevos contratos sea indefinido.

El líder socialista andaluz ha señalado que “esto explicamos a trabajadores y trabajadoras, a la ciudadanía”, defendiendo que, con políticas de izquierdas como la reforma laboral o la subida del SMI emprendidas por el Gobierno de España y “a las que el PP ha votado en contra”, se está consiguiendo crear empleo de calidad.

Ha insistido especialmente en el compromiso socialista para combatir el empleo juvenil y mejorar el acceso de las mujeres al mercado laboral “en mismas condiciones que los hombres”. Espadas ha compartido con UGT Andalucía, igualmente, la apuesta por “un gran acuerdo” por la sanidad pública que mejore, especialmente, la atención primaria y la situación laboral de las plantillas sanitarias , como en la educación pública con el personal docente y con las trabajadoras de los servicios sociales y la ayuda a la dependencia.

Para el secretario general del PSOE andaluz, en la comunidad “hemos avanzado mucho con el diálogo social” y abogado por avanzar en esta línea, advirtiendo de que la negociación y el acuerdo con los sindicatos “es el talón de Aquiles” de la derecha. Ha abogado, por tanto, por la movilización de los trabajadores y trabajadoras ante el “retroceso” que representa la derecha en coalición con la ultraderecha, y ha subrayado que si la comunidad vota masivamente “gana el progreso y gana Andalucía”.

Debilidad de Moreno Bonilla

Juan Espadas ha alertado, además, de la “debilidad” que exhibe Moreno Bonilla al plantear una repetición electoral cuando ni siquiera ha empezado la campaña, y ha insistido en que, si los andaluces y andaluzas “votan masivamente lo mejor para Andalucía, ganará el PSOE y no habrá segundas elecciones”. Ha recalcado que el PSOE “va a volver a ganar las elecciones” a Moreno Bonilla, y ha denunciado que el candidato del PP “engaña a los andaluces al no decir que pactaría con Vox el gobierno de Andalucía, como sus compañeros en Castilla y León”.

El líder socialista andaluz ha considerado “llamativo” que Moreno Bonilla arrancara su campaña junto a su presidente nacional, Alberto Núñez Feijóo, en la sede de la patronal andaluza y con una única propuesta, una nueva bajada masiva de impuestos que es “un masivo engaño colectivo de la derecha una vez más a Andalucía”, según ha lamentado.

Ha recordado que el PP “ha subido impuestos” cuando ha gobernado en España, más de 50 con Rajoy, y ha insistido en que Moreno Bonilla está “engañando” a la ciudadanía porque lo que plantea es “un regalo fiscal, una rebaja fiscal” exclusivamente para familias y personas un nivel de renta muy alto, sobre 80.000 euros anuales, que supone “menor recaudación y menor financiación de los servicios públicos” para la inmensa mayoría.